Pensamientos

20.07.2017

PADRE PIERINO: El sufrimiento, ofrecido por amor a Jesús, es la dulzura más amada por el Corazón de Jesús.

La sofferenza, offerta per amore a Gesù, è la dolcezza più amata dal Cuore di Gesù.

21.07.2017

PADRE PIERINO: Sólo Jesús, luz del mundo, puede hacer conocer la luz falsa de satanás.  Sin Jesús no puedes reconocer el maligno.

Solo Gesù, luce del mondo, può far conoscere la luce falsa di satana. Senza Gesù non puoi riconoscere il maligno.

22.07.2017

PADRE PIERINO: La vida espiritual excluye la voz de la carne pero incluye a todo el hombre, purificado por el amor de Dios.

La vita spirituale esclude la voce della carne ma include tutto l’uomo, purificato dall’amore di Dio.

PADRE PIERINO: La verdad hace libres y quien es libre elige siempre con más certeza la verdad.

La verità fa liberi e chi è libero sceglie sempre con più certezza la verità.

24.07.2017

PADRE PIERINO: Oh Jesús, es muy hermosa la fascinación de tu amor, que me envuelve tanto hasta no querer alejarme más de su calor.

O Gesù, è molto bello il fascino del tuo amore, che mi avvolge tanto da non volermi sottrarre più dal suo calore.

PADRE PÍO:

En mis oraciones y en la santa misa pido continuamente muchas gracias para su alma, y pido de modo especial el santo y divino amor. Este amor es todo para nosotros; es nuestra miel, mi querido padre, en la cual y con la cual deben ser endulzados todos nuestros afectos, acciones y sufrimientos.
¡Dios mío!, ¡mi buen padre!: ¡Cuánta felicidad en nuestro reino interior, cuando ahí reina este santo amor! ¡Qué felices son las facultades de nuestra alma, cuando obedecen a un rey tan sabio! Bajo su obediencia y en su reino, él no permite que haya pecados graves y tampoco que haya afecto alguno a los veniales.
Es cierto que él, con frecuencia, les permite que se acerquen hasta la frontera, para ejercitar en la lucha a las virtudes internas y para hacerlas más valientes. Y permite también que los espías, que son los pecados veniales y las imperfecciones, corran de un lado a otro en su reino; pero esto no es si no para darnos a conocer que, sin su ayuda, seríamos presa de nuestros enemigos.
(24 de julio de 1917, al P. Agustín de San Marco in Lamis – Ep. I, p. 917)

PADRE PÍO:

Jesús te conceda escuchar cada vez más en tu corazón, al igual que a todas las almas que lo aman con sinceridad y pureza de corazón, su invitación tres veces amorosísima: «Mi yugo es suave y mi carga ligera». Esta dulcísima invitación del divino Maestro te consuele en tu nueva prueba, o, mejor, en ese crecimiento de los favores divinos en ti. Y se puede decir muy bien que este nuevo estado tuyo es un favor singularísimo del Señor, favor que el Señor no suele otorgar sino a aquellas almas fuertes, que su misericordia las hace más gratas a él.
Alégrate, por tanto, también tú conmigo por tan insigne bondad de nuestro buen Dios. ¡Oh!, Raffaelina, qué dulce y estimulante es para un alma saberse, sin mérito propio, elevada por este dulcísimo Padre nuestro a tanta dignidad. ¡Oh!, abre tu corazón a este Padre, el más amoroso de todos los padres, y déjale obrar libremente. No seamos avaros con quien nos enriquece en demasía y cuya liberalidad no pone nunca fronteras, ni conoce metas, ni pone límites.
(4 de marzo de 1915, a Raffaelina Cerase – Ep. II, p. 368)