Pensamiento

PADRE PIERINO: La Cuaresma es una línea de partida para correr en la vía de la oración y de la penitencia, para cortar la línea de la meta de la victoria de la Resurrección.  La Cuaresma es el tiempo de las Olimpiadas de los verdaderos cristianos.

 

La Quaresima è una linea di partenza per correre nella corsia della preghiera e della penitenza, per tagliare il traguardo della vittoria della Risurrezione. La Quaresima è il tempo delle Olimpiadi dei veri cristiani.

 

PADRE PÍO:

 

Anímate, porque tu sufrimiento es según Dios. Si la naturaleza se queja y reclama sus derechos, es porque ésta es la condición del hombre que está en camino. Si, secreta o calladamente, experimenta el dolor de los sufrimientos y naturalmente quisiera huir de ellos, es porque el hombre fue creado para la felicidad y las cruces fueron una consecuencia del pecado. Mientras se está en este mundo, tendremos que sentir siempre la natural aversión a los sufrimientos. Es ésta una cadena que nos acompañará por doquier.

Ten la certeza de que, si con lo más alto del espíritu deseamos la cruz y al fin la abrazamos y nos sometemos a ella por amor a Dios, no por eso dejaremos de sentir en la parte interior el reclamo de la naturaleza que no quiere sufrir. En efecto, ¿quién amó más la cruz que el Maestro divino? Pues bien, también su humanidad santísima, en su agonía aceptada voluntariamente, pidió que el cáliz se alejara de él, si eso fuera posible.

13 de mayo de 1915, a Raffaelina Cerase – Ep. II, p. 417)